DÍAS DE CALOR Y CABALLOS.

Algo no solo importante para los propietarios de caballos sino para las compañías aseguradoras pues el calor influye en los siniestros de seguros para caballos.
En estos días de temperaturas elevadas, es importante seguir una serie de medidas preventivas contra el calor para evitar complicaciones como deshidratación, golpes de calor y cólicos, entre otros.
A la hora de combatir el calor, debemos tener en cuenta unos puntos clave:

AGUA
El acceso al agua es importante en todas las épocas del año, pero es un punto muy importante en verano.
Los caballos deben tener acceso ilimitado al agua y ésta debe estar en una zona fresca y limpia, ya que si el agua está caliente o sucia los animales no beberán. En el caso de bebederos no automáticos, habrá que vigilar la cantidad de agua disponible, porque con temperaturas muy elevadas el agua se evapora facilidad.
Además del agua del bebedero, otras formas de aumentar la ingesta de agua es administrar el heno mojado, procurando que no pase demasiado tiempo mojado porque podría haber proliferación de bacterias por la humedad y el calor.

También es aconsejable administrarles una piedra de sal, de esta forma reciben un aporte extra de minerales (que se pierden fácilmente al sudar) al mismo tiempo que aumenta la sensación de sed.

ALIMENTACIÓN
Con temperaturas elevadas, es conveniente aumentar la cantidad de forraje y disminuir la cantidad de pienso. En esta época, los caballos van a realizar menos ejercicio por lo que es necesario disminuir la ingesta de energía para disminuir las probabilidades de padecer un cólico.
Hay que destacar que a los animales con exceso de peso les afecta más el calor, así que hay que procurar que los caballos se encuentren en forma.

EJERCICIO
En verano es conveniente disminuir la intensidad del ejercicio a la mitad, aunque el buen tiempo nos invite a montar.
Lo ideal es trabajar a los caballos a primera hora de la mañana y en las últimas horas de la tarde, cuando las temperaturas empiezan a disminuir.

REFRESCAR AL CABALLO
A la hora de refrescar al caballo, es importante hacerlo en el orden correcto para evitar los cambios bruscos de temperatura. Es conveniente empezar por las extremidades, luego la parte de la grupa y el dorso y después el resto del cuerpo, acabando por la cabeza.

CUADRAS
Es importante que las zonas de las cuadras se encuentran bien ventiladas y con paso de corrientes de aire, de esta forma evitaremos la acumulación de aire caliente.
Otra ventaja de las corrientes de aire en las cuadras es que disminuimos la presencia de mosquitos.

INSECTOS
Con altas temperaturas aumenta considerablemente la proliferación de insectos, lo que puede dar lugar a la aparición de dermatitis estivales.
Para evitar, en la medida de lo posible, la presencia de insectos se recomienda el uso de insecticidas y geles con repelentes, así como mantas y máscaras antimosquitos.

 

Articulo realizado por:

Rocío Cano Carrión
Veterinaria Equina (Valencia)
Tel.: 674 68 67 67
e-mail: rociocanovet@gmail.com

[Total:1    Promedio:5/5]
44 View

Leave a Comment