¿POR QUÉ DESPARASITAR A MI CABALLO?
La desparasitación es un proceso rápido y sencillo que nos puede evitar muchos problemas. Existen gran cantidad de parásitos que pueden afectar a distintos órganos del caballo: pulmones, estómago, intestino, hígado y piel, entre otros.
Entre los signos clínicos que podemos observar en un caballo con una sobrecarga de parásitos se encuentra la pérdida de peso, falta de apetito, debilidad, deshidratación, anemia, cólicos, diarreas, retraso en el crecimiento de los potros…
Para que esto no ocurra es importante realizar ciertas acciones de prevención.
En primer lugar hay que realiza un buen MANEJO:
– Limpieza en las cuadras/ prados: limpiar con frecuencia comederos, bebederos y retirar el estiércol.
– Evitar densidad de población alta.
– Aislar y desparasitar a las nuevas incorporaciones.
– Prado: rotación de pastos y es aconsejable hacer grupos de edades aproximadas.
Además, se les debe administrar un TRATAMIENTO PREVENTIVO.
Es recomendable realizar la primera desparasitación a las 4-8 semanas de vida, ya que la yegua le pueda transmitir al potro ciertos parásitos a través de la leche o al estar en contacto por las heces o el heno; como es el caso de Strongyloides westeri y Parascaris equorum respectivamente. En la práctica esta primera desparasitación se suele realizar a los 6 meses de vida, junto con la primera vacunación.
Con respecto a la frecuencia de las desparasitaciones, hay que tener en cuenta el recinto donde se encuentre el animal. Un caballo que viva en libertad necesitará un calendario de desparasitación más intensa que uno que se encuentre estabulado; por tanto, aunque lo ideal sería realizar de 3 a 6 desparasitaciones anuales, lo más frecuente es desparasitar 2 veces al año, ya que la mayoría de caballos están estabulados.
Hoy en día podemos encontrar en el mercado gran cantidad de antiparasitarios. Entre los productos más utilizados se encuentran las avermectinas (ivermectina y moxidectina), benzimidazoles (fenbendazol, mebendazol y triclorfon) y las pirimidas (pirantel). Aunque el producto con más espectro de acción sea la ivermectina, se recomienda realizar rotación de antiparasitarios, para evitar la creación de resistencias por parte de los parásitos a un tipo concreto de principio activo.

En cuanto a las vías de administración, podemos encontrar estos productos en forma de pasta oral, líquido o sólido para mezclar con el pienso.
A pesar de todo ello, se debe realizar un análisis de heces al menos una vez al año para comprobar la eficacia del programa de desparasitación que estamos siguiendo.
Por último, no hay que olvidar que es tan importante llevar un correcto calendario de cuando desparasitar nuestros caballos y de vacunaciones, con el fin de evitar problemas de salud de nuestros caballos.

ARTICULO REDACTADO POR:

Rocío Cano Carrión
Veterinaria Equina (Valencia)
Tel.: 674 68 67 67
e-mail: rociocanovet@gmail.com

[Total:1    Promedio:5/5]
57 View

Leave a Comment